Hace 6 años que el congreso voto a favor de una ley, la “Ley Antitabaco”, en esta ley se prohibió el consumo de esta planta y sus componentes en lugares públicos colectivos, bares, restaurantes, discotecas, lugares donde hubieran niños cerca (colegios, parques) y demás.

A pesar de ello, la gente sigue consumiendo tabaco e incluso se inician este hábito, ¿por qué en este consumo? para intentar entenderlo he preguntado directamente a fumadores habituales sobre los inicios, muchos testigos me han comentado que fue porque sus amigos fumaban y ellos no querían ser menos.

En la actualidad, muchos son los jóvenes que empiezan a fumar a edad temprana (entorno a las 11-12 años), considero que esta edad no es la adecuada para empezar con este peligroso hábito, ya que no nos aporta nada bueno, sino todo lo contrario, pues como se ha demostrado científicamente poco a poco se va deteriorando nuestros pulmones hasta derivar en un posible cáncer de pulmón.hijoputa-tabaco-malaga-salsa-clases

Empiezan jóvenes, quizás para querer entrar en el grupo de amigos, principalmente, pero hemos visto que en muchos de los casos, cuando entran a una edad mediana, desean dejarse de fumar, pero es que esta droga es tan adictiva que cuesta trabajo y dinero, sin tener en cuenta la fuerza de voluntad (la mayoría de las veces necesitan de ayuda externa). Esto se debe a que estas personas que desean dejar de hacerlo se dan cuenta del grave error que están cometiendo tanto a nivel económico como a nivel de salud. Aún así existen casos que  en los que la fuerza de voluntad pierde batalla frente la fuerza de la nicotina.

A todo esto, ¿por qué las personas pagan por algo que les mata? Si, es fácil decir, “todo mata”, o “de algo tendré que morir”(factor cáncer con su quimio), pero ¿y el gasto que supone esto para el estado?, un gasto que es recaudado por los impuestos del tabaco -no olvidemos que una cajetilla cuesta fácilmente 5€ donde el 78% son impuestos para el estado (fuente Ministerio de Hacienda), pero ¿de verdad es equiparable lo recaudado en los impuestos del tabaco con los gastos sanitarios de un individuo enfermo de cáncer por este consumo? ¿Por qué se sigue vendiendo este tipo de productos? El dinero.

El dinero se ha convertido en una herramienta indispensable, hemos acabado dándole más valor a unos trozos de papel y unas monedas de metal con sus respectivas aleaciones, que a la propia vida humana. Nos estamos matando, entre todos. Un producto que juega con la vida humana no debería ser legal, pero claro el dinero es el dinero, y con eso no se puede jugar.

Para finalizar, me gustaría que todo ciudadano abriera los ojos, que tengan esa fuerza de voluntad, quizás mi discurso no sea de los más apropiados para que se dejen de fumar, de hecho más de uno al ver que es una defensa antitabaco habrá dejado de leer desde hace un rato, y muchas son las opiniones antitabaco que podemos encontrar por la red. Pero yo, desde el otro lado, te animo a que tú no caigas en esta manipulación por parte del estado y pienses en ti y en tu vida. Vida solo hay una.

A. Sempere

Anuncios