La Navidad, ese momento del año en el que las personas, los seres humanos con vidas aburridas, monótonas y estresadas, recargan baterías. No solo por la semanita de vacaciones de la que muchos disponen, también por el hecho de que se juntan Navidad y Año Nuevo, que en su defecto son los momentos en los que la gente, de repente, se carga de esperanza para afrontar la misma vida miserable que tienen que seguir viviendo.

Aparentemente y por lo que venden en los anuncios y películas de la tele, las navidades son épocas de abundancia y felicidad en todos los sentidos: se come más que nunca, se bebe más que nunca, se… bueno.  De repente tenemos más familia que nunca (independientemente de cómo nos llevemos, aquí se hace una tregua,) más amigos con los que podemos contar, más amor que dar y recibir, tampoco importa acabar las navidades con las cuentas en rojo porque aparentemente en esta época del año como todo es perfecto se perdona todo ni tampoco importa cuánto hayamos estado quejándonos durante todo el año que en navidad vamos a tener una vida digna de los más suertudos.

Llegado este punto los defensores ultras de la navidad nos podrían dar todos sus argumentos y no podríamos quitarles la razón, es verdad que es una tradición que se lleva celebrando desde hace mucho tiempo, es cierto que reúne a la familia, pone contentos a los niños con los que cada mañana hay que pelearse para llevar al colegio, que las compras que se realizan en esta época son un buen porcentaje de los beneficios que se obtienen en el mercado y que estabilizan la economía, y un largo etcétera por el que creyente y no creyente forma parte de este entramado.

Hipocresía

¿Habéis visto esas personas que se pasan todo el puñetero año sonriendo, dando amor, dando fuerzas a los demás para que sigan con esas vidas miserables de las que se quejan, siendo esas personas que reúnen a la familia por puro placer, que hacen regalos para sacar a sus seres queridos una sonrisa de la cara, las habéis visto? Que repelentes ¿verdad? Siempre con tanto amor y alegría, pareciendo a veces incluso ajenos a la mierda de mundo en el que viven, sin ser realistas.

Feliz Navidadkinopoisk.ru

Autor: Anónimo

Anuncios